Las tres operaciones que ‘chivan’ a Hacienda el uso ilegal de dinero en efectivo

Las alarmas saltarán en la Agencia Tributaria y se deberá justificar la procedencia del montante paralizado

No es que el dinero en efectivo se haya convertido en ilegal, pero sí se han extremado las precauciones ante las evidencias fraudulentas del uso que se puede llegar a hacer de monedas y billetes que han escapado, teóricamente, del control de Hacienda. Los ahorros, en el banco. Y no es por acatar los impuestos de las entidades bancarias o sucumbir a la fiebre del pago con el teléfono o reloj inteligente, sino porque el uso en determinadas operaciones de dinero en efectivo puede acabar significando un problema. Es más, legalmente el dinero en efectivo hay que añadirlo anualmente en la declaración de la Renta. Hacienda se sirve, especialmente, de tres operaciones a partir de las cuales saltan todas las alarmas ante el posible uso de dinero en efectivo sin declarar. A partir de ahí, el pagador deberá justificarlo ante las autoridades.

El dinero en efectivo se puede utilizar con toda la normalidad que permite la legalidad. Es por ello que la Agencia Tributaria dispone de una serie de operaciones más o menos habituales , o comunes, que permiten ser ‘chivato’ de un uso ilegal de monedas y billetes. Hace más de un año que se limitó el pago máximo con dinero en efectivo, bajo amenaza de multa tanto para el que paga de forma ilegal como para el que recibe el dinero sin oponerse.

En este sentido, Hacienda enciende todas las alarmas cuando se detecta un pago con billetes de 500 euros. Dejaron de emitirse en 2019 por su relación con el blanqueo de capitales, por lo que su uso, cada vez más restringido, se utiliza como señal de actitud delictiva. Además, el fisco nacional cuenta con los avisos que deben emitir las entidades bancarias para comenzar una investigación por el uso del dinero en efectivo. Si un banco detecta una retirada o ingreso injustificado superior a los 3.000 euros está obligado a informar a Hacienda, para que sea el organismo gubernamental el que investigue el origen y destino del dinero.

Por último, y no menos importante, se procederá a inspeccionar la actividad económica de cualquier individuo que llegue desde un país extranjero, o decida partir de España, con más de 10.000 euros en efectivo sin que esté justificado de ninguna forma. Además, cualquier depósito de dinero en efectivo deberá ser declarado ante la Agencia Tributaria en la declaración de la Renta.

Fuente: lasprovincias.es