Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación, analizar la actividad de la web e interactuar con nuestras redes sociales. Al continuar navegando por nuestro sitio web, entendemos que Ud. acepta la instalación de las cookies en su navegador, según nuestra Política de Cookies.

[Aceptar y seguir]


Últimas Novedades

Jueves, 16 de julio de 2020
BIENESTAR ES ESTAR BIEN, TAMBIEN EN VERANO.

¡ SONRIETE !

¡Sonríete!

Las emociones afectan a nuestra vida cotidiana, influyen en nuestras decisiones, juegan un papel fundamental en la capacidad constante de adaptación y en la necesidad de interaccionar y relacionarnos con los demás.

Conocer nuestras emociones y el efecto que tienen en quienes nos rodean, dar la respuesta adecuada a las emociones que experimentamos, desarrollar la escucha activa y la empatía, en definitiva, aprender a gestionarlas aporta muchos beneficios para la salud, no solo emocional sino también física y laboral, capacitándonos para afrontar de un modo más satisfactorio los desafíos de la sociedad actual y la vida diaria.

Te proponemos, a continuación, una serie de ejercicios sencillos y prácticos orientados a mejorar la autogestión emocional.

Prepárate para realizar los ejercicios: primeros pasos

01 Relajacion

1- Ponte una alarma con la hora de iniciar y acabar tu práctica.

2- Practica siempre en el mismo lugar. Solo si puedes; si no, simplemente practica. Pero de este modo es mucho más fácil que cada vez te concentres más.

3- Avisa a tu entorno que vas a practicar, meditar, relajarte… Lo que sea para asegurarte que van a entender que durante unos instantes quieres estar en silencio contigo.

4- Colócate siempre con la espalda recta. No importa si te sientas en el suelo o en una silla. Lo que importa es que tu columna esté recta. Así también tu postura es atenta. Recuerda que tienes que observar atentamente tu interior.

5- Practica con los ojos cerrados. Primero empieza observando tu postura. Si existen tensiones. Cómo es tu respiración natural. Si estás nervioso o tranquilo… Haz una primera toma de contacto con tu mundo interior.

6- Empieza con la respiración integral. Este ejercicio va ayudarte a concentrarte más fácilmente en tu respiración. Ya que empezar a observar la respiración natural puede ser un gran reto de entrada.

Elige un lugar en el que te sientas en calma, este será tu "rincón de paz". Ya estás sentado, tranquilo en tu nuevo rincón de paz. Bien. Ya has establecido tu primera toma de contacto con tu interior. Entonces ahora…

Fuente: UNION DE MUTUAS
« Volver